vitamina b17
amigdalina / laetrile
La Vitamina B-17, también llamada Amigdalina ó Laetril, es un agente quimioterapéutico completamente natural, que se encuentra en más de 1200 plantas, particularmente en las almendras de las semillas de frutas comunes, como el chabacano (albaricoque o damasco), durazno, manzana, cereza, nectarina, ciruela, etc.
Se trata de un diglucósido, componente que tiene la categoría de nitrilosida y que viene a ser una sustancia natural que contiene una molécula formada por dos unidades de glucosa (azúcar), una unidad de cianuro y una unidad de benzaldehido estrechamente ligadas. Esta “ligadura” hace que el cianuro y el benzaldehido, que son altamente tóxicos, sean inofensivos tanto para los seres humanos como para los animales. Las ligaduras pueden ser totalmente bioaccesibles y un ejemplo de esto lo constituye el Cloro, que es un gas muy venenoso, pero al combinarse con el Sodio, forma el “Cloruro de Sodio”, que no es otra cosa que la sal común, siendo un compuesto “inocuo”, que significa que su consumo moderado no le provoca daño alguno a nuestro organismo.
B17-Apricot-Kernels
Boy Talking To Female Doctor In Brightly Lit Emergency Room
¿Cómo actúa la Amigdalina?

Una enzima llamada “betaglucosamidasa” afortunadamente se encuentra concentrada de manera abundante en las células cancerosas y es muy escasa en células normales en una proporción de 100 a 1. Esta enzima, en contacto con el agua es capaz de “soltar” las ligaduras de la Amigdalina o Vitamina B-17 y al llegar a las células cancerosas, suelta su.. cargamento de cianuro, quedando éste liberado y en conjunto con el benzaldehido multiplican la potencia curativa, provocando la muerte química de las células malignas con mayor eficacia que el cianuro por sí solo. A este fenómeno bioquímico se le da el nombre de “sinergismo” 


¿Qué pasa con las células normales?


 En nuestras células también contamos con otra enzima llamada “rodanasa” y abunda en los tejidos sanos. Los científicos la han apodado “defensora” por tener la propiedad de impedir que el cianuro perjudique a una célula sana, al descomponerlo y transformarlo en subproductos nutrientes y benéficos para el organismo llamados “tiocianatos”. Por otro lado, el oxígeno abundante en las células sanas, “oxida” el benzaldehido y lo convierte en “ácido benzoico”, un compuesto no tóxico.

Vitamina C en dosis altas

Es un hecho científico: la vitamina C es un antioxidante que promueve la oxidación cuando circula en concentraciones muy altas en sangre altamente oxigenada. Las células sanas toleran altas dosis debido a la catalasa, una enzima que neutraliza la oxidación de inmediato. La catalasa es abundante en nuestra sangre y en los tejidos normales, pero generalmente es escasa en los tumores malignos; esta falta en los tejidos cancerosos permite que la capacidad oxidativa de la vitamina C mate selectivamente a las células malignas.

La terapia convencional produce un daño colateral significativo, a lo que me refiero, es que la quimioterapia, la radiación y la cirugía no discriminan; también matan a las células sanas.

Algunas de las células principales que sufren son las del sistema inmune. Los oncólogos deben estimar cuidadosamente cuál será el daño a las células sanas para evitar matar al paciente con el mismo tratamiento destinado a salvarlo.


Los investigadores descubrieron que una dosis altamente concentrada de vitamina C es “selectivamente” tóxica para las células cancerosas, lo que significa que la dosis daña solamente a ellas y no al tejido sano. Sin embargo, cuando este tratamiento se combinó con la catalasa (una enzima), el efecto asesino del cáncer se redujo significativamente. Esto llevó a los investigadores a creer que la infusión en altas dosis de vitamina C dio como resultado la producción de grandes cantidades de peróxido de hidrógeno, que inicialmente causó un efecto asesino contra el cáncer que luego fue neutralizado por la catalasa.

Esto sugirió que las células cancerosas no producen suficiente catalasa para neutralizar los altos niveles de peróxido de hidrógeno por sí solas.

Ahora sabemos que muchas células cancerosas producen pequeñas cantidades de catalasa para mantener bajas concentraciones de peróxido de hidrógeno. Esto crea un entorno favorable para el crecimiento rápido del cáncer y el estrés oxidativo y fomentan una mayor agresión por parte de las células malignas. Afortunadamente, debido a que una gran proporción de cánceres solo pueden producir pequeñas cantidades de catalasa, son vulnerables al efecto anticancerígeno que presentan los altos niveles de peróxido de hidrógeno.

iv-vitamin-c-bag-1024x682
shutterstock_685159654

Terapia Nutricional - GERSON

Gerson-NewLogo

Somos lo que comemos

La terapia Gerson es utilizada para tratar el cáncer y otras enfermedades. Esta terapia se basa en la función de los minerales, las enzimas y otros factores alimentarios. Hay tres partes esenciales de la terapia:


  • Dieta: frutas, vegetales y cereales integrales orgánicos para darle al cuerpo suficientes vitaminas, minerales, enzimas y otros nutrientes. Las frutas y vegetales tienen bajo contenido de sodio (sal) y alto contenido de potasio.

  • Administración de complementos: complementación de la alimentación con ciertas sustancias que ayudan a corregir el metabolismo celular (los cambios químicos que se producen en una célula cuando elabora la energía y los materiales básicos necesarios para los procesos de vida del cuerpo).

  • Desintoxicación: tratamientos, incluso enemas, para eliminar sustancias tóxicas (dañinas) del cuerpo.
Queremos conocer su caso! 

Contáctenos ahora